César Hernández se afianza como bujía en el lineup de los Filis


WASHINGTON -- Aunque el venezolano César Hernández todavía es un pelotero con mucho por mejorar, lo que está haciendo por estos días es suficiente para que sea considerado el mejor bateador de los Filis.
Después de 12 juegos, el jugador de 26 años sigue dando muestras de mejorías en su tercera campaña como pelotero regular en las Grandes Ligas, convirtiéndose en esa bujía que la ofensiva de los Filis necesita.
El segunda base lidera al equipo en promedio de bateo (.347), carreras anotadas (13) y marcha segundo con ocho carreras remolcadas.
"Estoy contento por César", dijo el manager de los Filis, pete Mackanin, después de la derrota por 6-4 contra los Nacionales. "Está jugado lleno de confianza y así es como necesitamos que juegue todo el mundo".
En la serie de tres juegos que culminaron los Filis en Washington, Hernández se fue de 13-6 con dos jonrones (uno para poner arriba a los suyos y otro abriendo un juego), anotó cuatro carreras y se robó una base.
Embasarse y crear problemas al lanzador y la defensiva real es parte de la descripción del trabajo de cualquier primer bate, pero el poder que ha mostrado Hernández recientemente es una sorpresa muy agradable. El jonrón del domingo fue el tercero suyo en la temporada, la mitad de los que dio en el 2016.
"Puedo batear la pelota más duro que el año pasado", dijo Hernández tras el encuentro del sábado. "Quizás esa bola que bateé termina en la pared (en el 2016). Esta vez fue un jonrón".
"Se está convirtiendo en un muy buen pelotero de Grandes Ligas", dijo Mackanin.
Aunque los Filis sin duda están contentos con la dosis de poder que les está dando Hernández, lo que Mackanin quiere ver ahora del venezolano es un mejor corrido de bases. Desde el 2015, Hernández tiene 37 bases robadas, un número que podría conseguir en una sola temporada si corrige algunos detalles.
"El ingrediente en el que necesita trabajar -y lo ha estado haciendo- es consiguiendo mejores saltos para robar bases", dijo Mackanin. "Tiene potencial para robarse muchas almohadillas. Ha estado trabajando en leer a los lanzadores, cuándo salir, cuándo no hacerlo. La otra noche iba a tratar de robarse una base, pero el pitcher apuró su movimiento y no se fue. Esa es una mejoría considerable".
Que Hernández sea capaz de corregir esos detalles y mantener al mismo tiempo su nivel ofensivo es algo que está por verse. Pero para ser un jugador al que en un principio le costó dar sus primeros pasos en las Grandes Ligas, ha mostrado capacidad de mejorar con el paso de los años.
"Cuando uno juega todos los días, uno crece más", terminó Hernández.

El Cerrador C. A. 2012-2017 © Todos los derechos reservados | ElCerradorVE@hotmail.com. Con la tecnología de Blogger.